Las Varices en las Piernas: Síntomas, Prevención y Tratamiento

Las varices o venas varicosas son un grupo de venas que se encuentran en diferentes partes del cuerpo, aunque la mayor parte de ellas se localizan en las piernas. Por diferente motivos (pueden ser hereditarios), las paredes de estas venas se debilitan y van perdiendo su elasticidad. Esto provoca que las venas se vuelven más anchas y largas de lo normal por lo que ocupan más espacio del que deberían. Ahora bien,¿ cuál es el problema realmente?

  • La venas tienen que retorcerse en forma serpenteante para caber en el mismo espacio donde estaban ubicadas por lo que generan una serie de abultamientos, incluso visibles desde el exterior con una forma antiestética.
  • Al hacerse más anchas, se dilatan y la sangre al pasar las va agrandando más, cosa que no favorece el retorno venoso hacia el corazón (la sangre tiende a fluir desde la piernas al corazón en contra de la gravedad gracias a un sistema de válvulas que evita que retroceda) y se produce un efecto de pesadez y dolor.
Consejos para las varices

Causas de las varices

  • Mala circulación sanguínea
  • Genética
  • Hormonal (la menstruación, anticonceptivos hormonales y embarazo)
  • Temperatura (calor)

Síntomas de las varices

  • Calambres
  • Edema o hinchazón
  • Dolor
  • Hormigueo
  • Piernas cansadas
El calor suele ser el enemigo más  dificil de tratar puesto que su efecto vasodilatador agrava el problemas de las varices y provoca la mayoría de los síntomas citados. Normalmente, la temperatura corporal va aumentando a medida que pasa el día por lo que es frecuente que por las tardes, cuando se alcanza la temperatura máxima, también aparezcan los síntomas de las varices.
Esta enfermedad vascular suele iniciarse de forma suave a partir de la adolescencia y los problemas van aumentando a medida que se llega a una edad situada entre los 40 y los 55 años, siendo las mujeres quiénes más las padecen. Si las varices progresan y los problemas son cada vez más frecuentes e intensos, entonces la persona deberá someterse a cirugía láser para acabar con el problema o parte del problema.
Para prevenirlas o mejorar su situación es mejor tomar una serie de medidas y seguir los consejos que a continuación detallamos:
  • Ejercicio: No hacemos referencia a la gimnasia, sino al simple hecho de ponerse en movimiento, andar y cambiar de postura frecuentemente. Una misma posición como estar sentados puede no sernos beneficiosa ya que exponemos a las piernas a que estén sometidas a presión sanguínea al estar hacia abajo. Hay que andar aunque sólo sea un simple paseo, y ya no por las varices sino por el sistema circulatorio a nivel general. También, levantar un poco las piernas durante 10-15 minutos cuando estamos en el sofá favorece el retorno venoso. Si vamos al gimnasio, el aquagym es el ejercicio ideal pues permite mover las piernas, no se hace tanta carga como en tierra y además la mantiene debajo del agua. Cuidado con tomarlo al pie de la letra, ya que existen diferentes variantes como el aquapower que son ejericios más duros y provocan el aumento de la temperatura en la zona.
  • Bajar la temperatura: Sobretodo está indicado en los meses calurosos de verano, ya que se recomienda duchar las piernas con agua a fría o tíbia mediante un masaje o chorro, desaconsejando totalmente el agua caliente. Es por ello que en invierno, los baños prolongados no favorecen a las varices (ni tampoco a la piel).
  • Exposición: Hay que evitar exponer las piernas a focos de calor. En verano, cubrirse las piernas aunque sea con ropa ligera, y en invierno evitar la aproximación a calefactores o braseros.
  • Hidratación: Es fundamental ya no sólo para las varices sino para el estado general de hidratación del organismo. Los 2 litros de agua recomendados favorecen la circulación y ayuda a eliminar el líquido retenido.
  • Nutrición: Se aconseja reducir el aporte de sal, fritos, picantes y las especies. Las vitaminas E y K serán las aliadas para la aparición de varices. Algunos alimentos como hortalizas, frutas, verduras, avena, cereales integrales, miel y nueces están recomendados.
  • Masajes: Una terapia con masajes que vayan desde el pie y recorran la pierna hacia arriba (por la parte del muslo) ayuda a refrescar, calmar y tratar las molestias asociadas. Existen diversos geles, aunque suele aconsejarse aloe vera frío en formato gel, o bien, geles que contengan castaño de indias, ruscus, ginkgo biloba o hammamelis entre otros.
En la farmacia pueden adquirirse medias de compresión para varices y piernas cansadas que contribuyen a la prevención y se complementan con los consejos anteriormente citados. Ojo, no todos los tipo de medias son iguales ya que existe difeente tipo de graduacion (ligera, media y fuerte). Las más aconsejables para las varices son las de compresión graduada destinadas al tratamiento de la insuficiencia venosa y la aparición de varices. Para explicarlo mejor, son una media calcetín que se coloca por la mañana y que comprime con más fuerza en la parte del tobillo y a medida que va subiendo hasta el muslo disminuye gradualmente la intensidad. Esto permite emular las válvulas de retorno venoso que no funcionan correctamente y permite que la sangre circule sin problemas en la dirección deseada.
avatar

Rubén Vallejo

Licenciado en Farmacia, con formación en Marketing Farmacéutico y en un update constante. Tras mi paso por el canal farmacia en todas sus variantes, actualmente dedico mi actividad profesional al desarrollo web, compra-venta de dominios y al complejo mundo del Marketing Online, del que cada día intento aprender un poco más.

More Posts - Website - Twitter

Comentarios

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

CAPTCHA
Reload the CAPTCHA code

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Loading Disqus Comments ...